Niveles de estrés

¿Conoces estas sensaciones, que siempre vienen cuando no sabes cómo seguir o cómo solucionar una situación? Los sentimos delante de exámenes, cuando el jefe nos amenaza con despedirnos, cuando una persona querida nos deja o viene con deseos o expectativas que no sabemos cumplir o incluso cuando perdemos el metro ya que estamos haciendo tarde, aun que sabemos que en 2 minutos llega el siguiente.

Son sensaciones de descontrol, de sobrecarga, de frustración, de confusión o de estancamiento. Nos sentimos con un exceso o con una falta de energía, pero siempre sin saber qué hacer. Si estamos aguantando una determinada situación con esta dificultad durante mucho tiempo, puede que lleguemos inclusos vacíos, sin energía, sin vitalidad, congelados y atrapados. La sensación de urgencia, de tener que hacer malabares o multitareas, todo aquello que nos parece “normal” no lo es. El ser humano ha evolucionado con un sistema de alerta que está acostumbrado a mucho mas “relax” de lo que estamos viviendo hoy.

Las sensaciones que conlleva el estrés crónico casi pasan desapercibidos a pesar de su aspecto nocivo sobre cuerpo, mente y emociones. Solo cuando se queja nuestro cuerpo o ya no podemos pensar ni concentrarnos es cuando paramos. Cuando ya estamos en el límite.

El estrés tiene muchas facetas, más que nos podemos imaginar. Las razones de nuestro estrés pueden ser complejos, si queremos comprenderlo en su totalidad. Sin embargo, si nos preguntamos lo que nos causa nuestro estrés en nuestra vida cotidiana sería fácil de responder: Nuestro estilo de vida actual.

Lee aquí lo que son los diferente niveles de estrés y como funciona de forma “normal”. Al fin i al cabo, y aunque parezca paradójico, el estrés es inevitable. Es más importante nuestra actitud hacia él que influye sobre su aspecto nocivo.

Anuncios