Mente

Tantas son las cosas que nos pasan por la cabeza, que muchas veces no vemos ni donde está el asunto que nos ha estresado. Por lo tanto es muy difícil llegar a combatir el estrés, si tenemos la cabeza dando vueltas. Lo mejor sería tener la mente clara y tranquila en estas situaciones, pero ¿¿cómo conseguirlo?? Es real-mente uno de los retos más grandes para muchos de nosotros. Queremos claridad para poder solucionar nuestro problema y es justo lo que se nos escapa.

¿Por qué?

Porque una situación de estrés es una situación a la que no sabemos solución. Quiere decir que el cerebro no encuentra como solucionar el “problema”. La cabeza está para solucionar el problema, el hecho de no saber qué hacer, hace que recorre todos los recursos aprendidos durante su vida, especialmente los que han aportado soluciones para situaciones parecidas que han ocurrido anteriores. ¿Pero realmente pueden solucionar esta situación? Siempre hay la duda porque no podemos prever el futuro. No sabemos realmente lo que va a pasar. Puede que haya consecuencias graves. Si hemos tenido consecuencias graves en nuestra historia (todos tenemos algún ejemplo) el miedo a las consecuencias de fracasar puede ser grande. Puede que ni recordamos los anteriores fracasos, pero la memoria está en el inconsciente (y en el cuerpo), quiere decir que el miedo existe y es real. Quizás la situación no se parece en nada con lo que hemos vivido y aprendido antes, pero nos recuerda de fracasos en nuestro pasado y nos viene una sensación de no poder solucionar el tema, que nos supera, que las soluciones que nos vienen no nos sirven. ¡Es una sensación como en una calle sin salida! ¡Como contra la espada y la pared! Atrapados entre en las dudas. ¿Qué hacer si no sabemos salir?

Prueba algo nuevo

La mente intenta buscar salida por los caminos conocidos. Una posibilidad para solucionar el problema es hacer algo. Prueba algo que no has hecho nunca antes. Eso requiere valor! Hay que ser creativo y activo, curioso y motivado para intentar lo que no sabemos si va a solucionar el problema.

Quizás no confiamos en este paso nuevo al desconocido y nos da mucho miedo, pero hay una parte muy importante en eso: nos movemos! Al movernos salimos del estancamiento, de la sensación de estar atrapado. El simple hecho de hacer algo diferente rompe el círculo vicioso de buscar y descartar soluciones con la cabeza. Activamos nuestras energías, las movilizamos y este hecho está directamente incentivado por nuestro cerebro. El puro hecho de salir del callejón activa nuestro sistema de incentivo, neurotransmisores muy importantes que nos motivan y nos dan una sensación de haber conseguido algo. Nos hacen ver todo más positivo y más posible! Que al final la solución depende mucho de cómo veamos la situación: positiva o negativa.

Lo segundo que podemos hacer es disciplinar a nuestra mente. Hay muchas las técnicas que se proponen hoy día para organizarse, las lista de tareas para los muy ocupados, la priorización, la categorización de las tareas entre urgente e importante, etc. Hay toda una cantidad de herramientas que nos ayudan a organizarnos, para tener más claridad mental.

La tercera opción es calmar la mente. Queremos una mente clara, libre de ruido, tranquila, etc. Para poder conseguir este estado que en algunas disciplinas se llama “silencio” y en otros el “estado cero” u “onda alpha”, hay que entrenarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s