Estrés crónico

 

Respuesta al estrés crónico.

Si el factor estresante o “estresor” se encuentra por encima de una cierta intensidad o duración, la respuesta simpática es más intensa. Si la respuesta de defensa es ineficiente o inadecuada (véase definición del estrés), el sistema en su totalidad puede quedarse “encendido” y no volver a su funcionamiento normal. De esta manera el sistema parasimpático queda bloqueado y con él las funciones de reposo, digestión, reparación de tejidos dañidos, etc. Este estado puede prolongarse indefinidamente, llevando al estrés crónico en el que el sistema responde inadecuadamente a desafíos del entorno con actividad excesiva. Se trata de una disfunción alterada que contribuye enormemente a la sobrecarga de todo el sistema. Con una intervención apropiada el sistema puede volver a un estado normal y funcional, pero sin una intervención, este estado puede durar indefinidamente hasta el colapso del sistema.

 

Anuncios