El Instituto

La presión que existe actualmente en la sociedad sobre la situación económica, hace que muchos padres se preocupan inmensamente del futuro laboral de los niños. Y eso se refleja directamente en su reacción sobre las notas que saca el niño en el colegio y el instituto. Si el niño saca buenas notas, la situación se relaja, si es el contrario, la presión se siente en toda la familia.

Hay estadísticas que enseñan que los sistemas escolares mejoran cada vez más y se ajustan continuamente a las necesidades infantiles. Sin embargo la sensación de estrés sube cada vez más. Después del cole los niños a penas tienen tiempo libre de ocio, y van de una actividad a la otra, de lunes a viernes, hasta las 21h de la noche. Y el resto del tiempo “libre” pasan haciendo los deberes.

Sobre todo las familias monoparentales sienten este estrés como algo muy presente y típicamente los niños de estas familias tienen más síntomas físicas y emocionales del burnout. Muchos niños de primaria en un principio tienen ganas de ir al colegio, sin embargo después de una temporada de presión y de actividades sin respiro, las ganas desaparecen y están reemplazadas por frustración y agobio. Niños con estos efectos pueden desarrollar agresividad y dificultades de concentración, un círculo vicioso.

Un remedio importante e infravalorado: tiempo libre para toda la familia. Sin tener que hacer nada en concreto, sin objetivo ni móvil, ni agenda ni reloj. Simplemente estar en la compañía de los demás y disfrutar del momento. Difícil para aquellos que estamos ya demasiado condicionados por la presión que existe en nuestra sociedad de llegar a ser alguien con un puesto importante. ¡Pero, paradójicamente, justo lo que puede ayudar en el camino hacia el éxito!

Anuncios