Te propongo este ejercicio que solo ocupa unos 15 minutos cada mañana. La buena noticia es, si lo haces cada día te mejora no solo los dolores sino también el estrés y la concentración. También te irá aquietando la mente, pero lo más importante, te ayudará a gestionar tus dolores en el día a día.

  1. Búscate un sitio cómodo en el que puedas estar tumbado o acostado
  2. Ponte la alarma para sonar en 15 minutos
  3. Cierra los ojos y ponte una mano sobre el pecho y la otra sobre la barriga y respira durante un minuto centrándote primero en la mano en el pecho, observando como sube y baja con cada respiración, después observa la mano en la barriga y cómo sube y baja con la respiración. 10 respiraciones
  4. Empieza a sacar un poco más de aire durante la exhalación. Un poquito más, un segundo más, dejando que baje un centímetro más la mano en el pecho. Después bajando un poquito más la mano en la barriga…. Durante unos 6 respiraciones.
  5. Ahora llevamos nuestra atención a la zona alrededor del dolor. Si tienes más que una zona con dolor escoge primero la zona que más te duele. Para poder determinar donde acaba el dolor debemos de sentir dónde nos sentimos cómodos aún, justo alrededor del lugar donde duele. Intentemos ser lo más preciso que posible, nuestro zona de confort puede estar fuera del cuerpo, si el dolor está en la periferia de nuestro cuerpo, por ejemplo encima del pie o en los hombros. Entonces la zona de confort estará en el aire, pero esto no importa para los siguientes pasos. Incluimos estas zonas fuera del cuerpo en nuestra zona de confort.
  6. Cuando tengamos una idea de donde está nuestra zona de confort, empezamos a acoplar y conectar esta zona con nuestra respiración. Nos imaginamos que ada vez que inhalamos y exhalamos, la zona de confort se infla y desinfla, como si estuviera llenándose y vaciándose de aire. Durante al menos 10 respiraciones nos centramos en este crecer y decrecer. Podemos primero visualizar e imaginar, pero después e unos momentos y con un poco de práctica también podemos sentir y experimentar como se amplifica y relaja la zona de confort con este movimiento. 10 – 20 respiraciones, o más si lo sientes conveniente
  7. Ahora invita suavemente a la zona de dolor a incorporarse a este movimiento de la zona del confort. Deja que los dos se junten y que haya una sensación como de baile, de fusión, de fluidez. Las dos zonas ahora hacen un movimiento juntos y se amplifican y relajan juntos. 10-20 respiraciones, o más si lo sientes conveniente
  8. Es posible y a veces inevitable que se nos despiertan otros dolores. Si ahora sientes que otro dolor te llama la atención más que el primero, no te desesperes, simplemente repite los puntos 5., 6. y 7. para este nuevo dolor.

Un consejo: si no te funciona a la primera, es posible que necesites practicar un poco. Las personas del siglo XXI a veces tenemos la mente distraída y centrarse directamente en el cuerpo o mantener la atención sobre un asunto puede suponer un reto. Si te pasa a ti, NO te desesperes, SIGUE con buena intención, mantén el camino, ¡verás que lo conseguirás!

Si necesitas ayuda, no dudes en pedirla, estoy a tu disposición.

¡¡Disfrutalo, y nos veremos en Septiembre!!

Tienes preguntas? Te ha salido una duda? Whatsappea Tamara al 638 042 474   http://stressresponsability.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s