Observando el movimiento infantil

La mayoría de las terapias psico-emocionales y las somato-emocionales trabajan con los acontecimientos de nuestra infancia que tienen impacto conflictivo sobre nuestro presente. Sobre todo entre los últimos se encuentran aquellos acercamientos que tienen como objetivo realizar el “movimiento no acabado”. En el caso de un trauma, el cuerpo “congela” la reacción defensiva del individuo que no acaba de realizarse como protección válida. Aquello congelado en un cuerpo infantil se manifiesta biológicamente como molestia a nivel físico y como miedo a nivel emocional en el adulto.

¿Voy demasiado rápida?

baby-crawling

Lo podemos comprender también de la siguiente manera. Observando ahora la infancia desde el primer plano me hace reflexionar. Mis gemelos tienen a esta fecha 7 meses de edad y puedo observar sus movimientos y sus intenciones. Y muchos de ellos ahora empiezan a ser perjudiciales físicamente pare ellos. Me explico: la niña en la mesa, sentada sobre el lecho de su padre, observa la comida familiar y extiende (¡como el mismísimo viento!) la mano hacia el cuchillo. (Entre paréntesis: como si intuitivamente supiera cuál es el utensilio más peligroso encima de la mesa, pero esa intuición será tema de otro post.)

kinderhand-und-messer

Nuestra reacción: ¡¡¡NOOOO!!! ¡¡Ten cuidado, eso es peligroso!!

Reaccionamos con miedo, quizás incluso la asustamos y le paramos su movimiento en seco.

Otro ejemplo, el niño quiere acercarse a su hermana, y estoy segura que con mucho cariño y amor, quiere acariciar su cara. El resultado: un dedo clavado en el ojo de su hermana (si hay suerte le acabo de cortar las uñas), y su hermana llorando a tope de sus pulmones.

Nuestra reacción como padres protectores: la siguiente vez que vemos que el niño se acerca con la mano, le apartamos ya directamente …. ¿O mejor no?

emoji-scream

Eso a la primera, a la segunda, a la tercera vez… no pasa absolutamente nada. Pero al largo del día, de la semana, del mes… puede haber pasado muchas veces y la gota deja huella sobre la piedra. Se forma un comportamiento forzado y el movimiento de primera iniciativa ya no se lleva a cabo.

¿Ahora ha quedado quizás más claro?

Si ahora extrapolamos eso a nivel físico, el cuerpo del niño debe de hacer un esfuerzo extra para parar a su iniciativa (que viene con todas las ganas infantiles que tiene para explorar y saborear el mundo). Este esfuerzo extra, lo debe de hacer un músculo o mejor dicho un grupo de músculos, y también lo debe de hacer su mente, diciéndole este “no” que siempre le decimos nosotros adultos. Y, claro está, todo viene acompañado con este miedo que ha percibido por parte nuestra en la situación.

Su cuerpo todavía se está formando, pero ahora con un nuevo paradigma: este movimiento caerá en el olvido y ni siquiera la persona adulta se acercaría a una situación semejante, empezando ser de alguna manera ciega a dichas situaciones. O el deseo de hacer lo que fue prohibido será siempre acompañado por un miedo inexplicable. Eso simplemente no se hace. Un tabú de la primera orden. En los dos casos queda totalmente incorporado.

Si vamos con investigadores, aquí está el principio de un trastorno físico y la sensación de no poder llevar a cabo lo que uno quiere (he aquí la fuente del estrés). Y que no es nada grave, absolutamente normal para que el niño se adapte a su medio, hasta un cierto nivel. Empieza ser grave cuando la vida del niño queda tan impactada que se le perjudica su integridad y su zona de confort queda tan reducida que no puede vivir libremente (o mejor dicho, de forma “normal” – ya hablaremos sobre lo “normal”).

Yo por mi parte he decidido lo siguiente: mejor ya no dejo ningún cuchillo encima de la mesa, y por lo de las caricias, ahora tocamos a los niños con la mano abierta enfrente del otro, para ser un buen ejemplo. Y si cae alguna lágrima… a respirar profundamente. Ya pasará.

¿Exagerado? ¿Qué opinas tú?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s