Cómo incrementar el nivel de oxitocina en tu cuerpo – y por qué

La oxitocina es la hormona que más facilita nuestra sensación de estar en armonía y en calma. Es la hormona del bienestar, de la afiliación, la maternidad, relaciones sociales, las relaciones íntimas y amorosas, la generosidad, confianza, altruismo, cooperación y la empatía. Una hormona demasiado importante para ignorarla.

Y esta hormona es antagonista natural de otra hormona que hace todo el contrario que la oxitocina, inspira agresividad y comportamiento competitivo: la testosterona. La oxitocina y la testosterona se limitan una a la otra. Son oponentes y reflejan también en su sentido los dos lados de la dualidad, los dos polos de la polaridad, el yin y el yang, lo femenino y lo masculino según qué disciplina.

Eso significa que si conectamos profunda e íntimamente con alguien, menos agresividad y reproche vamos a sentir. Si tenemos mucho conflicto en nuestra relación, la testosterona predomina, y producimos cada vez menos oxitocina…

¿Un ejemplo? ¿Has estado enamorado? Y, ¿te has dado cuenta que simplemente no puedes enfadarte con el otro? Es imposible por que vas empapado con oxitocina.

Y vice versa, si sientes reproche, resentimiento, agresión e ira contra alguien, muy poco probable le vas a querer dar un abrazo, y menos un beso.

¿Cierto?

¿Y por qué necesito incrementar la oxitocina?

Es importante que tengamos las dos hormonas en nuestro cuerpo en equilibrio. Pero la verdad es que hoy día nos falta de oxitocina.

Quizás es más comprensible si miramos a nuestro estilo de vida. Hoy día la testosterona nos convierte en personas competitivas, luchando por nuestro trabajo, nuestro dinero, nuestro éxito…. Sin la testosterona no avanzaríamos en nuestros proyectos, pero esa lucha constante es muy agresiva. Entrar en batalla continua con nuestro alrededor, nuestros seres queridos, la gente más cercana a nosotros, no es sostenible. Nos sentimos molestos, traicionados, desamparados, no queridos, solos….

Si recibimos un largo y amoroso abrazo, a veces ni siquiera nos sentimos profundamente conectados con el otro. Dar y recibir cariño es un acto de oxitocina.

Pero también los actos generosos y altruistas lo son y justo aquello que lo simboliza, hace que incrementa la producción de oxitocina. Suele ser el objetivo del Karma Yoga, sin llamar la oxitocina por su nombre.

Por ejemplo, ¿tienes un conflicto con alguien? Deja de luchar. Encuentra maneras de no responder con agresividad, sino de una manera suave, o incluso con silencio.

Ten una relación profunda contigo mismo y con los que tienes más cercanos. Da abrazos DE VERDAD. Y encuentra personas, momentos, objetos, música, poesía, animales …. por los que sientes ternura, belleza, inspiración y cariño.

Si sientes que no confías en tu alrededor y en la vida, la oxitocina te hace sentirte mejor. Además te ayuda a resolver problemas por darte más calma interior y un punto de vista más amplio.

Y como último: Estudios enseñan que la oxitocina juega un rol importante en la reducción de estados depresivos. Se ha visto que personas con un nivel más alto de oxitocina tienden a la espiritualidad. La espiritualidad a su vez ayuda a combatir la depresión por dar una sensación de estar a salvo y conectado con algo más grande que tu mismo. Y de esta manera sientes más paz interior.

¿Quieres aumentar tu producción de oxitocina?

Si te ha inspirado este artículo, ¡compártelo!

Las palabras claves son armonía, cercanía, afiliación, confianza, conexión, cooperación, empatía…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s