Cuando todo parece un caos – ¿por dónde empezar?

Hay momentos en la vida en los que parece que no controlamos absolutamente nada. Tenemos la sensación de que todo va de mal en peor.  Nos puede llevar a perder la esperanza incluso, si nos dejamos llevar por las malas sensaciones de este estado de incertidumbre.
Lo que llamamos “caos” se refiere muchas veces al caos INTERIOR. Si dentro de nosotros mismos no manejamos este caos, NO vamos a poder cambiar nada en el exterior.
¿Qué hacer? ¿Por dónde empezar a superar este estado?
Lo que más me gusta recomendar para esos momentos son los siguientes 4 puntos que me parecen absolutamente básicas. Luego cada uno puede añadir lo que quiera según su filosofía, y recomiendo que sea así y que vayas buscando tus herramientas a partir de ahí. Pero estas 4 cosas te van a dar lo más preciso para empezar.
1.       Toma consciencia de ti en el presente
¡PARA! – ¡STOP!  –  Deja lo que estabas haciendo, baja el ritmo, tómate un momento, sólo un momento. Desacelera. Date cuenta dónde estás ahora mismo. Dónde estás sentado, tu alrededor, lo que estás haciendo ahora mismo, las superficies en las que estás sentado, de pie o caminando, los sonidos o el silencio, los olores, el tejido de tu ropa…. Tómate un momento para prestar plena atención a ti y a tu entorno y rompe la dinámica del caos y el pánico en tu interior. Este mecanismo de PARAR LA REACCIÓN es esencial para poder cambiar algo en tu vida. Es un primer paso y es uno sobre el que tú tienes todo el poder, aunque te pueda parecer difícil al principio.
2.       Respira plena y profundamente
Una herramienta que todos los seres humanos deberíamos utilizar. Y a pesar de ser una de las más automáticas y naturales de las funciones corporales, la mayoría no sabemos utilizarla para mejorar nuestra salud y bienestar. No es ninguna broma, la respiración tiene no solo la función de llenarnos de aire y oxígeno, sino la de crear movimiento en todo el abdomen, como un masaje anti-estrés interior. Vamos a experimentar la sensación de estar en el ahora y de ocupar un espacio. Una buena respiración es fundamental para la psicología humana y a pesar de eso dejamos de respirar justo cuando los problemas empiezan a dar vueltas por la cabeza. Y viceversa, respirando conscientemente dejarás de pensar.
Un error común sería el de no expulsar todo el aire de los pulmones completamente y mantener un aire residual en la parte baja del pulmón. Ese nos da la sensación de podernos defender mejor del peligro exterior, como una coraza. Con este aire residual en los pulmones nuestro sistema nervioso se mantiene en modo de defensa y no nos calmaremos (a pesar del pensamiento “cálmate”). Así que expulsa con fuerza todo el aire y después espera el impulso natural de inhalar. Para empezar repite este ejercicio 3-5 veces.
Para más ejercicios de respiración tenemos aquí una selección anti-estrés
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s