ambulatorio-emocional

Para más información tenemos ahora una nueva web solamente dedicado al Ambulatorio Emocional para padres estradas@s clicando aquí

La cantidad de estrés en la vida de padres noveles es más elevada de lo habitual en adultos. Se presentan situaciones estresantes a nivel diario y crean conflictos, sin saber cómo gestionarlos de forma rápida. Los temas son muy especiales y a menudo la familia se encuentra confrontada con situaciones las que jamás habría esperado.

El grito de un bebé puede ser uno de los sonidos más estresantes que vamos a escuchar en nuestra vida. Nos toca profundamente por su carga emocional, seamos la madre o no. A pesar de saber que como padres no somos la causa de este grito, nos deja con una desesperación profunda.

Hay aquellas familias primerizas que por eso en su comienzo ya tienen una carga de estrés importante. Los padres están sobrecargados con las tareas y encima están preocupados por calmar al bebé. Para ellos lo más importante en un principio es aprender a volver “ser un@ mism@” y volver a sentir su propia esencia. Se requiere al cuerpo de la madre y/o del padre para poder establecer un vinculo y es esencial sentirse a si mism@, aprender a observarse y a volver a relajarse.

El estrés y las emociones se expresan a través de reacciones y respuestas psico-corporales. A pesar de la creencia común, la mayor parte de este estrés pasa de manera inconsciente. Y para trabajar ciertos problemas en el conjunto necesitamos hacernos expertos de nuestra reacción personal.

En comparación a una práctica regular de ejercicios de relajación dirigidos al cuerpo y la mente para los cuales es necesario su aprendizaje, un espacio y tiempo libre durante el día, esta propuesta se dirige más a la gestión de la situación en sí. El estrés y las emociones se gestionarán dentro de la misma situación en la que se producen. Las técnicas están diseñadas para el día a día, aumentando la atención tanto corporal como mental durante la situación. El uso de las técnicas durante las sesiones disminuye por un lado la carga del estrés y por otro lado proporciona una elevada seguridad en si mismo.

Esa seguridad se transmite al bebé. Aun que la propuesta está inicialmente pensada para adultos, el bebé percibe los cambios y recibe la nueva calma de manera positiva. Muchas veces puede entonces revivir libremente una emoción profunda y liberarse de una situación traumatizante sin tener que frenar su llanto.

El Ambulatorio Emocional quiere dar en primer lugar aquellas herramientas y conocimientos, apoyo y seguridad, donde se crea este vínculo y este contacto profundo con el bebé.  Los padres aprenden a restablecer la tranquilidad interior para poder transmitir esta sensación de calma a su bebé.

Horas convenidas de lunes a viernes 11 – 18 h

Teléfono 638 042 474

Clica aquí para llegar a la pagina web de Ambulatorio Emocional – recién nacida

Estrés y lactancia

breastfeeding

¡Fisiológicamente todas las madres tienen leche suficiente para su bebé! A no sea que tengas una enfermedad grave y aún así no se te suprime la producción de la leche. Lo que sí puede ser suprimido, y fácilmente, es el denominado reflejo de la eyección o “bajada de la leche”, “milk letdown” en inglés. Es un reflejo muy importante que se ha investigado tan escrupulosamente que es difícil entender por qué nosotras madres modernas no estamos informadas, ni por el personal hospitalario. ¿Y sabes por qué? Por que la leche de vaca económicamente es más importante y da más fondos económicos a la investigación que la leche materna humana. Curiosamente se ha investigado más en vacas y otros mamíferos que en humanos. Sin embargo los mismos mecanismos están implicados y las mismas hormonas.

Se sabe que el estrés no perjudica en modo alguno a la prolactina, hormona de la producción de leche, pero que en cambio sí lo hace sobre la oxitocina, que es la hormona encargada de la eyección de la leche. Estando alterada la oxitocina, la madre segrega peor su leche, se vacía menos el pecho y en consecuencia se produce menos cantidad de leche.

Pero también se sabe hoy que hay múltiples factores que dificultan la lactancia y por ellos muchas de nosotras nos vemos incapaces de dar el pecho.

Está claro que una madre que acaba de dar a la luz está sumergida en un cambio grande de su vida. Primero de todo puede estar agotada por el parto, sea un parto natural o de alguna manera intervenido. Segundo, el efecto del hecho de ser madre puede causar una crisis de identidad junto o separado a un conflicto con el rol de ser madre. Y como último, los cambios hormonales hacen lo suyo y resultan en sentimientos similares a la vulnerabilidad, desamparo, necesidad de amor y de ser cuidada, de estar en un lugar hostil, resultando en irritabilidad, sensación de insuficiencia y hasta depresión. La irritabilidad y la sensación de insuficiencia son síntomas del “baby blues”, la depresión post-parto, y pueden interferir con la eyección de la leche que a su vez puede incrementar la sensación de haber fallado como madre y empeorar la depresión.

Se ha visto que una de las emociones que inhibe especialmente a la eyección de la leche es la vergüenza. La vergüenza es una de las emociones que nos conecta con experiencias traumáticas, ya que el trauma se caracteriza por sentir una gran vergüenza por no haber(se) podido ayudar o actuar en un hecho impactante de nuestro pasado.

Durante el amamantamiento el bebé y la madre conectan profundamente. Pero además de ser profunda emocionalmente la conexión, también hay un componente sensual y sexual. De hecho, la interacción sensual y sexual entre madre y bebé es una componente esencial para la conexión entre ambos que ayuda a mantener el comportamiento de la crianza.

Aun que algunas madres pueden encontrar placer en este aspecto, otras pueden llegar a sentir una vergüenza o culpabilidad considerable por la estimulación sexual. Es comprensible que, cuando aparecen estas sensaciones, algunas madres intentan desconectarse mental y emocionalmente de su bebé durante el amamantamiento, lo que en su consecuencia inhibe a la oxitocina y por lo tanto, la eyección de la leche.

Si te reconoces en esta descripción, revisa tus sentimientos y emociones. Date el tiempo que realmente necesitas, y en la medida posible intenta escuchar solo a tu propia necesidad en esta época. No hay nada anormal ni peligroso en lo que está ocurriendo, tu lo debes de tener lo más cómodo y placentero posible, incluso la naturaleza ha proveído que sea así. Disfruta del momento y déjate llevar, verás que resulta ser menos grave cuando aprendes a dejarte ir. Y de paso pones la base para vuestro bienestar familiar de aquí en adelante. !Tu bebé y tu seréis el mejor equipo!

 Bibliografía:

Margaret Neville, Lactation: Physiology, Nutrition, and Breast-Feeding, Springer Science & Business Media, 11 nov. 2013 – 466 páginas

Observando el movimiento infantil

La mayoría de las terapias psico-emocionales y las somato-emocionales trabajan con los acontecimientos de nuestra infancia que tienen impacto conflictivo sobre nuestro presente. Sobre todo entre los últimos se encuentran aquellos acercamientos que tienen como objetivo realizar el “movimiento no acabado”. En el caso de un trauma, el cuerpo “congela” la reacción defensiva del individuo que no acaba de realizarse como protección válida. Aquello congelado en un cuerpo infantil se manifiesta biológicamente como molestia a nivel físico y como miedo a nivel emocional en el adulto.

¿Voy demasiado rápida?

baby-crawling

Lo podemos comprender también de la siguiente manera. Observando ahora la infancia desde el primer plano me hace reflexionar. Mis gemelos tienen a esta fecha 7 meses de edad y puedo observar sus movimientos y sus intenciones. Y muchos de ellos ahora empiezan a ser perjudiciales físicamente pare ellos. Me explico: la niña en la mesa, sentada sobre el lecho de su padre, observa la comida familiar y extiende (¡como el mismísimo viento!) la mano hacia el cuchillo. (Entre paréntesis: como si intuitivamente supiera cuál es el utensilio más peligroso encima de la mesa, pero esa intuición será tema de otro post.)

kinderhand-und-messer

Nuestra reacción: ¡¡¡NOOOO!!! ¡¡Ten cuidado, eso es peligroso!!

Reaccionamos con miedo, quizás incluso la asustamos y le paramos su movimiento en seco.

Otro ejemplo, el niño quiere acercarse a su hermana, y estoy segura que con mucho cariño y amor, quiere acariciar su cara. El resultado: un dedo clavado en el ojo de su hermana (si hay suerte le acabo de cortar las uñas), y su hermana llorando a tope de sus pulmones.

Nuestra reacción como padres protectores: la siguiente vez que vemos que el niño se acerca con la mano, le apartamos ya directamente …. ¿O mejor no?

emoji-scream

Eso a la primera, a la segunda, a la tercera vez… no pasa absolutamente nada. Pero al largo del día, de la semana, del mes… puede haber pasado muchas veces y la gota deja huella sobre la piedra. Se forma un comportamiento forzado y el movimiento de primera iniciativa ya no se lleva a cabo.

¿Ahora ha quedado quizás más claro?

Si ahora extrapolamos eso a nivel físico, el cuerpo del niño debe de hacer un esfuerzo extra para parar a su iniciativa (que viene con todas las ganas infantiles que tiene para explorar y saborear el mundo). Este esfuerzo extra, lo debe de hacer un músculo o mejor dicho un grupo de músculos, y también lo debe de hacer su mente, diciéndole este “no” que siempre le decimos nosotros adultos. Y, claro está, todo viene acompañado con este miedo que ha percibido por parte nuestra en la situación.

Su cuerpo todavía se está formando, pero ahora con un nuevo paradigma: este movimiento caerá en el olvido y ni siquiera la persona adulta se acercaría a una situación semejante, empezando ser de alguna manera ciega a dichas situaciones. O el deseo de hacer lo que fue prohibido será siempre acompañado por un miedo inexplicable. Eso simplemente no se hace. Un tabú de la primera orden. En los dos casos queda totalmente incorporado.

Si vamos con investigadores, aquí está el principio de un trastorno físico y la sensación de no poder llevar a cabo lo que uno quiere (he aquí la fuente del estrés). Y que no es nada grave, absolutamente normal para que el niño se adapte a su medio, hasta un cierto nivel. Empieza ser grave cuando la vida del niño queda tan impactada que se le perjudica su integridad y su zona de confort queda tan reducida que no puede vivir libremente (o mejor dicho, de forma “normal” – ya hablaremos sobre lo “normal”).

Yo por mi parte he decidido lo siguiente: mejor ya no dejo ningún cuchillo encima de la mesa, y por lo de las caricias, ahora tocamos a los niños con la mano abierta enfrente del otro, para ser un buen ejemplo. Y si cae alguna lágrima… a respirar profundamente. Ya pasará.

¿Exagerado? ¿Qué opinas tú?

¿Es el estrés la droga Nr. 1 de nuestra sociedad?

El estrés está más que aceptado por nuestra sociedad actual – y con él las múltiples enfermedades y problemas que surgen.

El emprendedor medio español trabaja unas 12-14 horas diarias, duerme entre 4-6 horas y no pocos se levantan a las 5 de la mañana para ir al gimnasio antes de ir a trabajar. ¿Comer? Lo justo y lo que sea lo más recomendado para mantenerse ligero y en forma.
¿Locura? ¡Nononooo, es normal! Si no haces un esfuerzo en tu vida, no vales para el negocio. Relajarse está mal visto y quien se relaja se puede dar por vencido.

En realidad lo que hace el emprendedor por ser compatible en este país es mantenerse al borde del colapso físico, emocional y mental por tener el máximo rendimiento.

¡Justo lo que te impide ser eficaz es tener estrés! El rendimiento baja hasta un 60%.

218a95fa-f347-470b-8496-0de93e89ca27

Pero, ¿por que no paramos? ¿Por qué no notamos que nos estamos esforzando más allá de lo sano?
Ignoramos los números de infartos, las estadísticas que el estrés laboral es la causa número uno de enfermedades. ¿Por qué?

Porque uno de los efectos del estrés es que nos volvemos insensibles. No solo hacia nuestro entorno, sino hacia nosotros mismos, nuestras necesidades básicas y lo que queremos en la vida.

Alguna vez te has preguntado “¿y qué quiero yo en realidad?”. He ahí uno de los efectos del estrés. Acabo un tiempo con estrés crónico, ya no sentimos que nos agotamos, hasta que desarrollamos dolores crónicos, problemas de digestión o insomnio que nos hacen despertar.

Pero hasta que no nos dé señales el cuerpo, pensamos que debemos de funcionar así, que es un estado normal tener estrés. Nos lo han enseñado y además la sociedad no permite bajar de ritmo, menos en tiempos de crisis. Y no sabemos que en realidad estamos haciendo lo contrario, perjudicando nuestra salud y acortando nuestra vida.

Cómo incrementar el nivel de oxitocina en tu cuerpo – y por qué

La oxitocina es la hormona que más facilita nuestra sensación de estar en armonía y en calma. Es la hormona del bienestar, de la afiliación, la maternidad, relaciones sociales, las relaciones íntimas y amorosas, la generosidad, confianza, altruismo, cooperación y la empatía. Una hormona demasiado importante para ignorarla.

Y esta hormona es antagonista natural de otra hormona que hace todo el contrario que la oxitocina, inspira agresividad y comportamiento competitivo: la testosterona. La oxitocina y la testosterona se limitan una a la otra. Son oponentes y reflejan también en su sentido los dos lados de la dualidad, los dos polos de la polaridad, el yin y el yang, lo femenino y lo masculino según qué disciplina.

Eso significa que si conectamos profunda e íntimamente con alguien, menos agresividad y reproche vamos a sentir. Si tenemos mucho conflicto en nuestra relación, la testosterona predomina, y producimos cada vez menos oxitocina…

¿Un ejemplo? ¿Has estado enamorado? Y, ¿te has dado cuenta que simplemente no puedes enfadarte con el otro? Es imposible por que vas empapado con oxitocina.

Y vice versa, si sientes reproche, resentimiento, agresión e ira contra alguien, muy poco probable le vas a querer dar un abrazo, y menos un beso.

¿Cierto?

¿Y por qué necesito incrementar la oxitocina?

Es importante que tengamos las dos hormonas en nuestro cuerpo en equilibrio. Pero la verdad es que hoy día nos falta de oxitocina.

Quizás es más comprensible si miramos a nuestro estilo de vida. Hoy día la testosterona nos convierte en personas competitivas, luchando por nuestro trabajo, nuestro dinero, nuestro éxito…. Sin la testosterona no avanzaríamos en nuestros proyectos, pero esa lucha constante es muy agresiva. Entrar en batalla continua con nuestro alrededor, nuestros seres queridos, la gente más cercana a nosotros, no es sostenible. Nos sentimos molestos, traicionados, desamparados, no queridos, solos….

Si recibimos un largo y amoroso abrazo, a veces ni siquiera nos sentimos profundamente conectados con el otro. Dar y recibir cariño es un acto de oxitocina.

Pero también los actos generosos y altruistas lo son y justo aquello que lo simboliza, hace que incrementa la producción de oxitocina. Suele ser el objetivo del Karma Yoga, sin llamar la oxitocina por su nombre.

Por ejemplo, ¿tienes un conflicto con alguien? Deja de luchar. Encuentra maneras de no responder con agresividad, sino de una manera suave, o incluso con silencio.

Ten una relación profunda contigo mismo y con los que tienes más cercanos. Da abrazos DE VERDAD. Y encuentra personas, momentos, objetos, música, poesía, animales …. por los que sientes ternura, belleza, inspiración y cariño.

Si sientes que no confías en tu alrededor y en la vida, la oxitocina te hace sentirte mejor. Además te ayuda a resolver problemas por darte más calma interior y un punto de vista más amplio.

Y como último: Estudios enseñan que la oxitocina juega un rol importante en la reducción de estados depresivos. Se ha visto que personas con un nivel más alto de oxitocina tienden a la espiritualidad. La espiritualidad a su vez ayuda a combatir la depresión por dar una sensación de estar a salvo y conectado con algo más grande que tu mismo. Y de esta manera sientes más paz interior.

¿Quieres aumentar tu producción de oxitocina?

Si te ha inspirado este artículo, ¡compártelo!

Las palabras claves son armonía, cercanía, afiliación, confianza, conexión, cooperación, empatía…

La verdad sobre los problemas

“El problema no es el problema – tu actitud es el problema”

– Capitan Jack Sparrow

Un problema se define como la brecha que uno percibe entre una situación determinada y la situación deseada. Algo que causa dificultad y obstaculiza un paso directo hacia lo que queremos.

Un problema puede ser un reto. Puede movilizar nuestros recursos para transformarlo en un éxito. Una vez superada la dificultad, la sensación es de alta satisfacción. Esta sensación de “olé, lo he conseguido!”. Algo por lo que se puede sentir orgullo, poder, valor, alegría, etc. Vamos, toda una cantidad de emociones y sensaciones positivas.

Entonces ¿por qué todo nos cuesta hoy día? La respuesta es porque nos sentimos tan abrumados por lo que se nos enfrenta a nivel diario. La cantidad de tareas y el corto tiempo para conseguirlos nos hace tener siempre prisa y buscar atajos donde podamos.

Adivinarás a donde voy, la verdadera causa de los problemas es que estamos demasiado estresados para poder pensar en soluciones. El asunto problemático se hace gigante y ocupa toda nuestra atención. Todo nuestro enfoque va hacia el problema, con lo que se hace más y más grande. No somos capaces de ver nada más que el problema y además nos sentimos como si no hubiera otra solución que huir o enfrentarnos con fuerza. Nos cuesta un gran esfuerzo cambiar nuestro enfoque hacia una solución más constructiva. Y soluciones hay miles, solo no las vemos. Para poder cambiar el punto de vista que nos deja ver alguna de esas miles de posibilidades, necesitamos flexibilidad mental y emocional. En realidad, la libre adaptación a una situación problemática es imposible cuando estamos estresados.

Y vice versa, si todo es un problema para ti puedes estar seguro que vas demasiado estresado.

No hay espontaneidad sin flexibilidad. Si la situación requiere que cambiemos nuestros planes y eso nos supone un problema, tienes la señal de que padeces de estrés.

No tenemos tiempo para una conversación con un vecino al que nos encontramos en la escalera, ni con alguien en el trabajo. Todo es una molestia.

Se me va el metro mientras estoy bajando la escalera corriendo… aun que viene el siguiente dos minutos después, ya me veo delante de un problema, llegando tarde al trabajo.

Llueve y me bloqueo pensando en qué me pongo para salir de casa… o quizás mejor que me quedo….?

O, me llama mi amiga y dice quedamos! Y yo, sí! Genial, ¿cuándo? Pues el viernes por la tarde ¿por ejemplo? Ui… el viernes por la tarde no puedo, tengo curso de ajedrez… Pueees…. ¿el sábado entonces? Ui, sábado he quedado con mi chico para salir sin los peques…. ¿Y domingo? El domingo hay paella familiar y como salimos el sábado… pues lo veo negro. ¿Y la semana que viene? Hostia, hasta ahí todavía no llega mi planificación. ¿Hablamos la semana que viene?

Solo unos ejemplos entre muchos.

¿También percibes que todo es un problema hoy día?

Information Stress Response Ability auf Deutsch

Liebe Leute,

ich freue mich, nun auch Euch auf diesem Kanal begrüssen zu können!

Ab heute gibt es meine Sitzungen auf Skype auch auf Deutsch. In diesem Link könnt Ihr über mein Angebot lesen und ich stehe gerne für alle Fragen zur Verfügung.

Herzliche Grüsse!

Tamara

info-stress-response-ability-auf-deutsch